domingo, 15 de julio de 2018

De: escribir "difícil"... y eso.

¡Qué debilidad esa de usar palabras rimbombantes para demostrar que somos gente leída!

Revisando una de las primeras versiones de la historia de Belén, me encontré con este delirio del que nadie me dijo nada.
Es más; ni siquiera recuerdo haberlo escrito y me da curiosidad saber si lo deletree bien a la primera.

Es que antes de enviarles a mis pobres víctimas (lectores de prueba, en realidad) la… digamos… versión ¿definitiva? (eso no me lo creo ni yo) de una historia, vuelvo a ese "casi crudo" buscando alguna explicación que de leer tantas veces lo mismo se da por sentado o ideas que quedaron en el camino y valía la pena rescatar.

(Se supone) que cada personaje tiene su propia manera de expresarse influenciado por su educación, entorno, profesión, etcetera; pero a veces nos pasamos de largo.

Sin poder evitarlo caemos en la tentación que, cual sirena en el mar embravecido, nos llama a estrellarnos contra el vocabulario rebuscado.

Incluso en esos momentos en los que narrar usando expresiones pretenciosas no tiene sentido en un contexto simple en el que el lenguaje sencillo resulta más efectivo.

¿No?




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!

Generalmente devuelvo la visita.

Si venís por la iniciativa Seamos seguidores, te conviene comentar en la entrada en cuestión así otras personas que pertenecen a la iniciativa te leen también.

Porfa, evitemos el spam y los comentarios ofensivos.

La casa se reserva el derecho de admisión.
(No viene exactamente al caso, pero siempre quise usar esa frase).

Podés descargar GRATIS Si te vieras - La Historia de Lucía en Amazon
Itunes y Barnes & Noble (entre otros).