domingo, 31 de mayo de 2020

Oleismos


Francisco Olea es el autor de los Oleismos.
Y me encantan.







Encontrás más de su trabajo en  sus cuentas de Instagram y de Twitter (hay unos retratos muy geniales).


domingo, 24 de mayo de 2020

En casa - Bill Bryson

En casa - Bill Bryson
A Bill Bryson se le ocurrió un día la idea de que dedicamos mucho más tiempo a estudiar las batallas y las guerras de la historia que a reflexionar sobre aquello de lo que en realidad está hecha la historia: siglos de gente desarrollando con discreción sus tareas diarias, comiendo, durmiendo y tratando de vivir con más comodidades, y que la mayor parte de los principales descubrimientos de la humanidad se encuentran en la mismísima estructura de las casas que habitamos. Esto fue lo que le inspiró a iniciar un viaje por su propia casa, una vieja rectoría de Nordfolk, y a pasear de habitación en habitación reflexionando sobre el origen de los objetos cotidianos de la vida. En su recorrido llevó a cabo una cantidad prodigiosa de investigación sobre la historia de absolutamente todo, desde la arquitectura a la electricidad, desde la conservación de los alimentos a las epidemias, desde el comercio de las especias a la Torre Eiffel, desde los miriñaques a los retretes, y sobre las mentes brillantes, creativas y a menudo excéntricas que encontramos detrás de todo ello. Bryson aplica la misma curiosidad incontenible y el mismo ingenio irresistible que hicieron de Una breve historia de casi todo uno de los libros más elogiados de la última década, y ofrece uno de los libros más entretenidos y esclarecedores sobre la historia de nuestra forma de vida.


¿Viste cuándo lees un libro y te queda la sensación de que el autor no se privó de nada?
Bueno, me pasó con este.
Se supone que el contenido va de por qué la gente vive en casas  (las que reconocemos aunque sean totalmente diferentes entre sí) y cómo fue el desarrollo de estas construcciones y  de su contenido. Por fuera y por dentro, el autor recorre los espacios y va enganchando temas para contar lo que quiere contar no tengo certezas pero tampoco tengo dudas. Por ejemplo, al hablar del desván comenta que a Darwin no le fue bien con su obra The Wale porque estaba llena “de introspección y datos”.

En lo que respecta a “cosas” es más que interesante y variado (aunque ahora no recuerde ni el 1%).
Apenas una muestra:
-De las más de 30000 plantas comestibles que existen, el 93% de nuestra alimentación  -desde la edad de piedra- se basa en 11 de ellas.
-Cuestiones del idioma: que lo que ahora se conoce como planta baja o ground (tierra) floor (piso) se llamaba así porque el piso solía ser de tierra.
-Que la laca estaba hecha de bichos (y si Google no me falla, lo sigue estando).
-Que la gente dormía en cualquier lado.
-Que en los jardines se instalaban ermitas… y contrataban ermitaños.

Y tanto más.

Casi todo el contenido está referido a Inglaterra (con algunas referencias a Estados Unidos) y apenas algo más. Explica que las variaciones en las construcciones: ventanas, materiales etc… estuvieron más  relacionadas con el cobro (o no) de impuestos que con otra cosa.
En todo esto, bien. Un poco deprimente a veces, demasiado descriptivo otras… pero generalmente entretenido.

En lo que respecta a "personas" (a las que nombra en cantidad para darles los méritos de sus aportes) además de decorar las referencias con chusmeríos, más de un comentario es (como mínimo) desatinado: que si tal señor manoseaba a la criada, que si tal otro cometía estupro… ni hablemos de la conquista de América y la esclavitud. 

Por momentos me resultó largo (es largo) y, considerando que no tiene trama, abandonable… pero me daba curiosidad saber con qué más iba a salir y trata temas que no recuerdo haberme planteado:
¿A quién se le ocurrió que el trigo tenía que servir para algo…?
Pero no así nomás, sino molido, mezclado Y cocinado.
¿Cuántos años y años y años pasaron hasta que alguien lograra hacer pan?
¿Cómo se dieron cuenta los seres humanos de que necesitaban sal? 
Sal que los aztecas conseguían evaporando orina, dicho sea de paso.
Es que no se priva de ponerse escatológico: también habla del baño, de la gente que no se baña,de los deshechos, de los muertos, etc, etc…

Queda claro que el libro me resultó interesante… y también que tengo varios peros respecto al contenido.
Entonces, ¿Por qué lo comparto?
Porque estas entradas van de mostrar libros que tengan algo que me haya llamado la atención.
Y en este libro me llamaron la atención un montón de cosas.

domingo, 17 de mayo de 2020

Un truco para identificar si qué, cómo, cuándo y dónde llevan tilde... o no.

Que  qué, cómo, cuándo y dónde llevan tilde cuando funcionan como sustantivos es bastante sabido. Y también que lo llevan en su forma interrogativa o exclamativa.
Es más evidente cuando ese que, como, cuando o donde están entre signos de interrogación o exclamación.
Pero no siempre es así y... ¿cómo saberlo con mayor seguridad?

Hace tiempo me pasaron un tip muy gracioso y efectivo que consiste en agregar después del que, como, cuando o donde en cuestión nuestra palabrota favorita.
Si suena bien, lleva tilde.
Por ejemplo,

Me pregunto dónde M***** esta nueva interfaz de Blogger tiene la opción para lograr que la imagen quede al lado del texto.


Espero haber sido útil y no demasiado caradura al bajar de manera tan básica un tema que lleva tantas horas de prácticas.

Ah, la respuesta a esa duda es tema para otra entrada ;)




domingo, 10 de mayo de 2020

Desde lejos - Bleu Minette, Tres deseos.



Tres deseos - Bleu Minette  
'Tres deseos' es uno de esos libros que todos quisiéramos tener a mano. Una obra que nos invita a "dar un paseo" por los momentos más significativos de nuestra vida. Tres deseos es un viaje por esas experiencias que quedan grabadas a fuego en nuestra alma, un recorrido por el recuerdo de personas, lugares, aromas, vivencias, sensaciones, que han impactado en nuestros corazones. El primer amor, la familia, los amigos, encuentros y desencuentros, amor y desamor, son solo algunos de los temas que aborda. Podés comenzar a leer este libro donde prefieras, desde el principio o escogiendo una página al azar. No se trata de un manual o un libro de autoayuda; no brinda instrucciones sobre ningún tópico en especial ni sugiere "qué hacer con tu vida". Estas páginas son nada más y nada menos que un cúmulo de buenos deseos. De manera ágil y desestructurada, @BleuMinette narra aquí experiencias cotidianas que en verdad son vivencias profundas. Palabras que tal vez no fueron dichas cobran en estas páginas su máxima expresión. Sin duda, una obra escrita desde el corazón, única, como cada texto que la autora comparte con sus lectores. Que te quieran. Que te quieras. Que quieras. No es necesario que suceda en ese orden, porque la manera en la que sentimos nunca es lineal. Tres maravillosos deseos que la autora, con la misma frescura que desplegó en su primer libro "Ser feliz es darse cuenta", tiene para compartir con cada uno de nosotros. 

Bleu Minette, Tres deseos.

El libro empieza con tres deseos: 
 “Que te quieran. Que te quieras. Que quieras. No necesariamente en ese orden, porque la manera en la que sentimos nunca es lineal”.

Suelo tener presente que es muy importante aprender a quererte para que te puedan querer (bien)y que querer bien no siempre significa cercanía:

Desde lejos
"Me hace bien verte feliz, pero desde lejos. Porque eso no significa que quiera ser con vos, ahora, ni que quiera regresar al tiempo en el que éramos. No quiere decir que tenga nostalgia, no quiere decir que fantasee con volver. Me hace bien  verte feliz porque te quise, y aunque te dejo en el pasado, no reniego de lo que fui ni de lo que sentí. No somos, punto. Pero qué bien me hace saberte feliz. Así, medio a escondidas. Con todo mi corazón, pero desde lejos".

Y siempre se me chispotea que, además, hay que querer.
Es muy importante querer.
Así, a secas.

domingo, 3 de mayo de 2020

De Anna Karenina, la película... y del libro también.

Así cómo me perdía leyendo el libro cuando aparecían los personajes con doble nombre, (incitándome a leer lo que seguía como si de una novela venezolana se tratara) en la película me perdí mirando, mirando y mirando más.
Es bella. La puesta, el vestuario, la música, toda ella.
Por momentos como una obra de teatro, con algunos personajes secundarios entre bambalinas -literalmente-, por momentos una opereta o comedia musical en la que nadie canta y en otras un drama, la película es bella y listo.

Es que tengo un pero enorme: en la película no me cerró tanto que Anna  prefiriera a Vronsky sobre Karenin... no solo porque Jude Law es Karenin, y eso es un montón sino porque su personaje, a diferencia del libro, es más suave, menos distante en el trato y no está tan obsesionado con el qué dirán. En mi opinión... probablemente también influenciada por lo mal que me cayó Vronsky después de la escena con Fru-Fru (la del libro, no la de la película).
Eso respecto a los que dan nombre a la obra; sé que no se le puede pedir a la película la profundidad del libro y salvo Kitty, Dolly y Oblonsky que empatan¿?, Levin sale ganando(en el libro es medio denso con sus dudas y celos, aunque suma puntos al final).

Pero la película es bella y disfrutable; y el libro de Tolstoi es de los clásicos... largos pero amigablesla forma en la que está narrado, ¿cómo un culebrón? tanta importancia en el qué dirán, todos tan intensos... desde sus pensamientos hasta su desidia; el contexto histórico y político, las diferencias entre clases sociales y la doble moral respecto a las acciones de los hombres y las mujeres.

Un clásico que, tristemente, en muchas cuestiones sigue siendo actual.