domingo, 23 de diciembre de 2018

Sorteos varios.

¡Hola!
A modo de ¿regalo? navideño dejo un compilado de algunos de los sorteos de libros que están dando vueltas por las redes.
Aclaro que cada uno tiene sus propias bases y condiciones y yo no tengo nada que ver con ellos, así que no me hago responsable de lo que pase después... simplemente me pareció una buena idea compartirlos.






Seguramente hay más, pero no los encontré.

Y Jo Jo Jo!!
Photo by Eric Perez on Unsplash




domingo, 16 de diciembre de 2018

De divagues, "El Alquimista" y las Islas Cíes.

Hace unos años pasé una temporada en Vigo y visité las islas Cíes.
A menos de una hora de ferry, ese paraíso de aguas frías, pero frías de verdad, es un imprescindible.
Se puede acampar, disfrutar de la playa y hacer senderismo.
Fuimos a pasar el día y después de un rato riéndonos de las habilidades delictivas de  las gaviotas (roban con premeditación y alevosía) decidí subir al faro.
Sola.
Llevaba la cámara de fotos y nada más.
Las vistas eran preciosas y el camino... en subida.
Así que ahí iba; distraída con el entorno, el canto de los pájaros…
¿Ya dije que hacía calor?
Debo aclarar que suelo divagar.
Bastante.
Me distraigo inventando historias con la gente que tengo alrededor, variando lo que estoy leyendo, recordando algún libro… soñando despierta (hablando en criollo); así que  empecé a recordar "El alquimista" (al fin de al cabo arranca en  Santiago de Compostela) y la tienda de cristales en la punta de la cuesta… esa, en la que las bebidas sabían mejor.
Porque claro, tenía sed.
Así que seguía asombrándome con las vistas, sacando fotos, divagando, respirando aire puro, teniendo calor y…
Pensando en dar la vuelta.
¿Era necesario llegar hasta el faro?
Por si no lo  recuerdan, el libro habla de terminar lo que emprendemos, de las dificultades a sortear en el camino.
De la “Leyenda Personal” (ya sé que la mini travesía apenas si aplicaba como cuentito, pero igual).
Así que seguía sacando fotos.
Y subiendo
Y dudando.
Y teniendo sed.
Y dudando.
Y maravillándome de las vistas.
Y teniendo calor.
Y divagando.
Y dudando.
Pero seguí.
Y seguí.
Y llegué al faro.
¡Misión cumplida!

Y me senté en un banco.
Y pum.
Se me cayó la cámara.
Y la pantalla se hizo pelota contra el piso. 

Seguro esperaban un final mejor, pero eso fue lo que pasó.
¿Eso me sacó las ganas de seguir divagando, inventando y soñando despierta?
Creo que queda claro que no.

Buen domingo :)

Una de las últimas fotos que saqué con la cámara intacta.


domingo, 9 de diciembre de 2018

Todo esto te daré

Siguiendo en la onda botánica de las últimas entradas:
¿sabían que la gardenia es una variedad del jazmín?
Esto viene a cuento porque el de casa está floreciendo a lo loco y recordé las gardenias de  “Todo esto te daré” de Dolores Redondo.

Todo esto te daré Dolores Redondo
En el escenario majestuoso de la Ribeira Sacra, Álvaro sufre un accidente que acabará con su vida. Cuando Manuel, su marido, llega a Galicia para reconocer el cadáver, descubre que la investigación sobre el caso se ha cerrado con demasiada rapidez. El rechazo de su poderosa familia política, los Muñiz de Dávila, le impulsa a huir pero le retiene el alegato contra la impunidad que Nogueira, un guardia civil jubilado, esgrime contra la familia de Álvaro, nobles mecidos en sus privilegios, y la sospecha de que ésa no es la primera muerte de su entorno que se ha enmascarado como accidental. Lucas, un sacerdote amigo de la infancia de Álvaro, se une a Manuel y a Nogueira en la reconstrucción de la vida secreta de quien creían conocer bien.La inesperada amistad de estos tres hombres sin ninguna afinidad aparente ayuda a Manuel a navegar entre el amor por quien fue su marido y el tormento de haber vivido de espaldas a la realidad, blindado tras la quimera de su mundo de escritor. Empezará así la búsqueda de la verdad, en un lugar de fuertes creencias y arraigadas costumbres en el que la lógica nunca termina de atar todos los cabos.

La historia  va por donde se espera sin ningún vuelco imprevisible, pero las revelaciones están bien dosificadas y eso la hace llevadera.
Me gustó reencontrarme con Galicia en sus líneas; meigas y orballos, la abundancia de la mesa  y el “feísmo gallego” (del cual puedo dar fe porque cruzó el océano de la mano de mi padre.

”esa puta costumbre de hacer todo a medias que tenemos aqui…
sin criterio, ni pedir permisos ni consultar con profesionales”.

Cuando leí esa frase me reí sola  recordando sus trapalladas, (que nunca imaginé fueran una cuestión ligada a la nacionalidad).
Y ahora, al escribir estas líneas, vuelvo a sonreír.

domingo, 2 de diciembre de 2018

De sembrar, recoger y Asesinato en el Orient Express.

No voy a explayarme en algo que tan bien Diana P Morales explica en la entrada de su blog titulada "El (secreto) arte de sembrar y recoger", pero la idea general es que, para evitar que el lector se pregunte “¿Y esto de dónde salió?”   Los escritores tenemos que “sembrar” la información que sustente las ideas que vamos  a “recoger” después.  ¿No es genial su ejemplo de Orgullo y Prejuicio?

Personalmente, me gustan mucho los libros que “conversan” con otros; así que  usé esta estrategia para vincular mis historias.
Algunas “semillas” pueden pasar por casualidades porque no afectan el desarrollo de esa historia, pero no lo son.

El motivo por el cual en Si te vieras Lucía se encuentra con su ex novio se devela en Contá conmigo, además del porqué Belén las había citado en el café.
Ya que estoy de confesión, hay una palabra que conecta Si te vieras con la historia de Marisol (que sigue sin nombre) y va a pasar desapercibida para el noventa y nueve por ciento de los lectores, pero yo sé que está ahi… y  me encanta.

Hace unos meses, en el club de lectura Oasis Literario se compartieron las opiniones de “Asesinato en el Orient Express”  y recordé haber quedado desconcertada con ese final que nunca, jamás (de los jamases) se me había pasado por la cabeza; así que decidí releer la novela comenzando  por las conclusiones de Poirot.

Sí, quería buscar las “semillas” que nos llevaran a ese final.
Y están.
Peeeero...


Spoilers (me copié de Serena al usar letra clarita):

A Mr Rachet (Cassetti, en realidad) acusado del secuestro y asesinato de Daisy Armstron y absuelto por un tecnicismo; lo asesinan familiares y allegados de la familia en un caso de "justicia por mano propia".
Como si no fuera tragedia suficiente el asesinato de una niña de tres años, por el impacto de la noticia  muere la madre y luego se suicidan el padre y la niñera.


Voy a pasar por alto algunas de las pistas que nos deja: las cerillas, el narcótico, las diferentes nacionalidades,  las manchas en el equipaje y pasaporte  ocultando la H de (H)Elena y demás...

Es un poco gris la "semilla" que  desenrolla la madeja porque (a mi parecer)resulta un poco sacada de la galera:
la princesa rusa le dice a Poirot que su amiga Linda Arden (abuela de la niña) era una actriz especializada en Shakespiare y de ahí él deduce que Helena era la hermana de Sonia, madre de Daisy.
Como gusteis trascurre en el bosque de Arden y Helena es un personaje de Sueño de una noche de verano así que se podría considerar a Linda como una fan que nombró a sus hijas por las obras de "El Bardo de Avon" pero, a menos que Google me haya fallado, no hay ninguna relación entre él y el nombre Sonia.
Aunque estamos hablando de Poirot, ¿no?




Tampoco tenía idea de que en Londres hubiera una tienda llamada Debenham y Freebody (lo que le permite vincular a la institutriz con el caso) y no nos dejan en claro cuantos años pasaron desde la tragedia y el momento del asesinato, aumentando el despiste.

Hay discrepancias entre las declaraciones de los sospechosos y el recuento final que hace Poirot. Por ejemplo, en la declaración del secretario solo dice que “el viejo fue algo descuidado” pero no hay ninguna referencia a su incomodidad por el descubrimiento de la nota en la que nombra a Daisy Armstrong.

Y no es en el único caso.

También nos da por cierto que la duquesa rusa se refiere a Helena por su nombre: "cree que Helena se casó con un inglés" y no... en su declaración nunca la nombra directamente.

Entonces:

¿Se puede decir que Agatha Christie nos hizo trampa?


via GIPHY