domingo, 27 de mayo de 2018

De Safe, Netflix y.... ¿maratones sí o maratones no?

A maratones de capítulos, me refiero.
Tengo una relación de amor odio con Netflix.
No quiero convertirme en una de esas personas que se ciñen a su catálogo a la hora de decidir qué ver; pero es tan tentador saber que todos esos capítulos están ahí, disponibles para “disfrutarlos”  de la forma que se te cante... que siempre recaigo.


Estos días estuve viendo Safe, una serie de suspenso creada por Harlan Coben que parte de la premisa “Todos tenemos secretos”.


El trailer:



Sinopsis de Filmaffinity: 8 episodios. Tras la desaparición de su hija adolescente, un cirujano pediátrico viudo que vive en un lujoso barrio residencial empieza a descubrir oscuros secretos sobre la gente que le rodea. Todo comienza cuando la hija de Tom Delaney no regresa a casa tras una fiesta. Tom recorre desesperado todo el vecindario buscándola y se entera de que su novio también ha desaparecido.




Tenemos muertes, encubrimientos, acusaciones de estupro, infidelidades, adicciones, sentimientos culposos,  secretos, secretos y más secretos en el marco de una comunidad cerrada en la que todos se conocen… o no.


El protagonista y productor es Michael C. Hall.  No vi Dexter, así que no tuve problemas para creerme a Tom Delaney, este padre bastante expeditivo (en la serie se lo suele ver pidiendo perdón más que permiso) que  toma por su cuenta la búsqueda de su hija desaparecida descubriendo en el proceso que no tenía demasiada idea de su día a día.
Tiene un mejor amigo, encarnado por Marc Warren, del que sí recordaba su cara pero no el contexto (fue el marido de Kalinda, en The Good Wife) así que toda las acciones de Pete Warren en mi mente estuvieron supeditadas a la idea preconcebida que traía del actor en ese personaje.
Amanda Abbington es Sophie Manson, una detective enamorada de Tom  que va bastante por libre investigando otras cuestiones y un poco esa desaparición. No la había visto en Mr Selfridge ni en Sherlock, pero supongo que es muy reconocible (de otra manera no se explica ese corte de pelo).
En el poster de la serie aparece también Audrey Fleurot, Zoe Chahal que no tiene tanto peso pero supongo se va a convertir en alguien importante en el futuro.


Me pareció buena pero no de las adictivas, está bien hilada (si la traemos a nuestro costado del mundo en el que, tristemente, muchas veces las familias de las víctimas son las que empujan las investigaciones policiales), es ágil y está llena de planos cortos que distraen de la trama a los obsesivos de los dientes y la piel.


En esta idea de que, finalmente, todo sale a la luz, efectivamente al final lo hace aunque no del todo: dejaron las suficientes semillas plantadas para sacar una segunda temporada.

¿Tendrá que ver Zoe Chahal y familia con ella?

2 comentarios:

  1. Holaa, qué padre que te gustara la serie, tengo que decir que soy muy poca para las series pero me llama la atención que sean pocos capítulos, y sí, el tema que toca está muy actual :D
    ¡Beesos! :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Sí, son pocos capítulos.
      Podés pensarla como una peli bastante (bastante) larga.
      Gracias por pasar.

      Eliminar

¡Gracias por comentar!

Generalmente devuelvo la visita.

Si venís por la iniciativa Seamos seguidores te conviene comentar en la entrada en cuestión así otras personas que pertenecen a la iniciativa te leen también.

Porfa, evitemos el spam y los comentarios ofensivos.

La casa se reserva el derecho de admisión.
(No viene exactamente al caso, pero siempre quise usar esa frase).