domingo, 10 de diciembre de 2017

De perdones, expectativas y rompecabezas.


¿Por qué creemos que la gente cambia?
Que podemos hacer que cambien...
Que porque "nos quieren" van a cambiar...
Que abandonarán viejas costumbres que "forman" su forma de ser...
Que los buenos momentos van a continuar...
Que no son espejismos...
Que las tormentas no van a repetirse...

¿Una vez?

¿Dos?
¿Mil?
¿Cuántas veces caer en la misma situación?
¿Cuándo basta es basta?
¿Cuándo?

¿Cuándo nos hieran de manera irremediable?

Como si ya no lo hubieran hecho...
¿Cuándo?

Una psicóloga alguna una vez me dijo que piense en piezas de rompecabezas: somos nosotros quienes tenemos que trabajar para modificarnos para evitar calzar así y repetir(nos), ¿una vez, otra vez y otra más?

Si tan solo saber fuera lo mismo que poder...

¿Cuándo conseguiremos convertir esos puntos suspensivos en un punto final?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!

Generalmente devuelvo la visita.

Si venís por la iniciativa Seamos seguidores te conviene comentar en la entrada en cuestión así otras personas que pertenecen a la iniciativa te leen también.

Porfa, evitemos el spam y los comentarios ofensivos.

La casa se reserva el derecho de admisión.
(No viene exactamente al caso, pero siempre quise usar esa frase).