domingo, 23 de diciembre de 2018

Sorteos varios.

¡Hola!
A modo de ¿regalo? navideño dejo un compilado de algunos de los sorteos de libros que están dando vueltas por las redes.
Aclaro que cada uno tiene sus propias bases y condiciones y yo no tengo nada que ver con ellos, así que no me hago responsable de lo que pase después... simplemente me pareció una buena idea compartirlos.






Seguramente hay más, pero no los encontré.

Y Jo Jo Jo!!
Photo by Eric Perez on Unsplash




domingo, 16 de diciembre de 2018

De divagues, "El Alquimista" y las Islas Cíes.

Hace unos años pasé una temporada en Vigo y visité las islas Cíes.
A menos de una hora de ferry, ese paraíso de aguas frías, pero frías de verdad, es un imprescindible.
Se puede acampar, disfrutar de la playa y hacer senderismo.
Fuimos a pasar el día y después de un rato riéndonos de las habilidades delictivas de  las gaviotas (roban con premeditación y alevosía) decidí subir al faro.
Sola.
Llevaba la cámara de fotos y nada más.
Las vistas eran preciosas y el camino... en subida.
Así que ahí iba; distraída con el entorno, el canto de los pájaros…
¿Ya dije que hacía calor?
Debo aclarar que suelo divagar.
Bastante.
Me distraigo inventando historias con la gente que tengo alrededor, variando lo que estoy leyendo, recordando algún libro… soñando despierta (hablando en criollo); así que  empecé a recordar "El alquimista" (al fin de al cabo arranca en  Santiago de Compostela) y la tienda de cristales en la punta de la cuesta… esa, en la que las bebidas sabían mejor.
Porque claro, tenía sed.
Así que seguía asombrándome con las vistas, sacando fotos, divagando, respirando aire puro, teniendo calor y…
Pensando en dar la vuelta.
¿Era necesario llegar hasta el faro?
Por si no lo  recuerdan, el libro habla de terminar lo que emprendemos, de las dificultades a sortear en el camino.
De la “Leyenda Personal” (ya sé que la mini travesía apenas si aplicaba como cuentito, pero igual).
Así que seguía sacando fotos.
Y subiendo
Y dudando.
Y teniendo sed.
Y dudando.
Y maravillándome de las vistas.
Y teniendo calor.
Y divagando.
Y dudando.
Pero seguí.
Y seguí.
Y llegué al faro.
¡Misión cumplida!

Y me senté en un banco.
Y pum.
Se me cayó la cámara.
Y la pantalla se hizo pelota contra el piso. 

Seguro esperaban un final mejor, pero eso fue lo que pasó.
¿Eso me sacó las ganas de seguir divagando, inventando y soñando despierta?
Creo que queda claro que no.

Buen domingo :)

Una de las últimas fotos que saqué con la cámara intacta.


domingo, 9 de diciembre de 2018

Todo esto te daré

Siguiendo en la onda botánica de las últimas entradas:
¿sabían que la gardenia es una variedad del jazmín?
Esto viene a cuento porque el de casa está floreciendo a lo loco y recordé las gardenias de  “Todo esto te daré” de Dolores Redondo.

Todo esto te daré Dolores Redondo
En el escenario majestuoso de la Ribeira Sacra, Álvaro sufre un accidente que acabará con su vida. Cuando Manuel, su marido, llega a Galicia para reconocer el cadáver, descubre que la investigación sobre el caso se ha cerrado con demasiada rapidez. El rechazo de su poderosa familia política, los Muñiz de Dávila, le impulsa a huir pero le retiene el alegato contra la impunidad que Nogueira, un guardia civil jubilado, esgrime contra la familia de Álvaro, nobles mecidos en sus privilegios, y la sospecha de que ésa no es la primera muerte de su entorno que se ha enmascarado como accidental. Lucas, un sacerdote amigo de la infancia de Álvaro, se une a Manuel y a Nogueira en la reconstrucción de la vida secreta de quien creían conocer bien.La inesperada amistad de estos tres hombres sin ninguna afinidad aparente ayuda a Manuel a navegar entre el amor por quien fue su marido y el tormento de haber vivido de espaldas a la realidad, blindado tras la quimera de su mundo de escritor. Empezará así la búsqueda de la verdad, en un lugar de fuertes creencias y arraigadas costumbres en el que la lógica nunca termina de atar todos los cabos.

La historia  va por donde se espera sin ningún vuelco imprevisible, pero las revelaciones están bien dosificadas y eso la hace llevadera.
Me gustó reencontrarme con Galicia en sus líneas; meigas y orballos, la abundancia de la mesa  y el “feísmo gallego” (del cual puedo dar fe porque cruzó el océano de la mano de mi padre.

”esa puta costumbre de hacer todo a medias que tenemos aqui…
sin criterio, ni pedir permisos ni consultar con profesionales”.

Cuando leí esa frase me reí sola  recordando sus trapalladas, (que nunca imaginé fueran una cuestión ligada a la nacionalidad).
Y ahora, al escribir estas líneas, vuelvo a sonreír.

domingo, 2 de diciembre de 2018

De sembrar, recoger y Asesinato en el Orient Express.

No voy a explayarme en algo que tan bien Diana P Morales explica en la entrada de su blog titulada "El (secreto) arte de sembrar y recoger", pero la idea general es que, para evitar que el lector se pregunte “¿Y esto de dónde salió?”   Los escritores tenemos que “sembrar” la información que sustente las ideas que vamos  a “recoger” después.  ¿No es genial su ejemplo de Orgullo y Prejuicio?

Personalmente, me gustan mucho los libros que “conversan” con otros; así que  usé esta estrategia para vincular mis historias.
Algunas “semillas” pueden pasar por casualidades porque no afectan el desarrollo de esa historia, pero no lo son.

El motivo por el cual en Si te vieras Lucía se encuentra con su ex novio se devela en Contá conmigo, además del porqué Belén las había citado en el café.
Ya que estoy de confesión, hay una palabra que conecta Si te vieras con la historia de Marisol (que sigue sin nombre) y va a pasar desapercibida para el noventa y nueve por ciento de los lectores, pero yo sé que está ahi… y  me encanta.

Hace unos meses, en el club de lectura Oasis Literario se compartieron las opiniones de “Asesinato en el Orient Express”  y recordé haber quedado desconcertada con ese final que nunca, jamás (de los jamases) se me había pasado por la cabeza; así que decidí releer la novela comenzando  por las conclusiones de Poirot.

Sí, quería buscar las “semillas” que nos llevaran a ese final.
Y están.
Peeeero...


Spoilers (me copié de Serena al usar letra clarita):

A Mr Rachet (Cassetti, en realidad) acusado del secuestro y asesinato de Daisy Armstron y absuelto por un tecnicismo; lo asesinan familiares y allegados de la familia en un caso de "justicia por mano propia".
Como si no fuera tragedia suficiente el asesinato de una niña de tres años, por el impacto de la noticia  muere la madre y luego se suicidan el padre y la niñera.


Voy a pasar por alto algunas de las pistas que nos deja: las cerillas, el narcótico, las diferentes nacionalidades,  las manchas en el equipaje y pasaporte  ocultando la H de (H)Elena y demás...

Es un poco gris la "semilla" que  desenrolla la madeja porque (a mi parecer)resulta un poco sacada de la galera:
la princesa rusa le dice a Poirot que su amiga Linda Arden (abuela de la niña) era una actriz especializada en Shakespiare y de ahí él deduce que Helena era la hermana de Sonia, madre de Daisy.
Como gusteis trascurre en el bosque de Arden y Helena es un personaje de Sueño de una noche de verano así que se podría considerar a Linda como una fan que nombró a sus hijas por las obras de "El Bardo de Avon" pero, a menos que Google me haya fallado, no hay ninguna relación entre él y el nombre Sonia.
Aunque estamos hablando de Poirot, ¿no?




Tampoco tenía idea de que en Londres hubiera una tienda llamada Debenham y Freebody (lo que le permite vincular a la institutriz con el caso) y no nos dejan en claro cuantos años pasaron desde la tragedia y el momento del asesinato, aumentando el despiste.

Hay discrepancias entre las declaraciones de los sospechosos y el recuento final que hace Poirot. Por ejemplo, en la declaración del secretario solo dice que “el viejo fue algo descuidado” pero no hay ninguna referencia a su incomodidad por el descubrimiento de la nota en la que nombra a Daisy Armstrong.

Y no es en el único caso.

También nos da por cierto que la duquesa rusa se refiere a Helena por su nombre: "cree que Helena se casó con un inglés" y no... en su declaración nunca la nombra directamente.

Entonces:

¿Se puede decir que Agatha Christie nos hizo trampa?


via GIPHY









  


















domingo, 25 de noviembre de 2018

domingo, 18 de noviembre de 2018

De Buenos Aires en noviembre, Jacarandás y controversias...

Como si no fueran suficientes las diferencias políticas, si es mejor el dulce de batata o el de membrillo, el pan dulce con frutas  o sin ellas (no incluyo si las empanadas de carne llevan pasas de uva porque eso es una aberración), el team verano vs el team invierno y ni hablemos de  River y Boca (o el resto de los clásicos barriales); llega noviembre y hay un nuevo tema para debatir: las flores del Jacarandá… ¿son lilas o celestes? 

Si bien se pueden encontrar en cualquier lado porque es una de las especies de árboles más comunes de la ciudad, en  algunas zonas de Buenos Aires los Jacarandás son mayoría y  generan una postal preciosa.

Ya que en eso estamos de acuerdo,  traigo mi aporte a la polémica… sumando polémica: en un día soleado como el de hoy sus flores hasta parecen un poco rosadas.


Comparto esta infografía del diario La Nación con explicación, historia y mapa que está genial.
¡Buen domingo!

domingo, 11 de noviembre de 2018

Despistes y franquezas - Mario Benedetti.


Adoro “Despistes y franquezas” de Mario Benedetti. Es un libro que me gusta regalar, pero de un tiempo a esta parte es difícil de conseguir en papel… hasta en mi biblioteca: ¡no sé a quién se lo presté! pero hoy me di cuenta de que ya no lo tengo. Por suerte, está incluido en sus “Cuentos Completos”, así que me queda en esa versión.

Se lo define como un “entrevero” de relatos, microcuentos, algún que otro poema y más...
En sus páginas se puede navegar por distintos climas y formas de contar.

A las pruebas me remito:



¡Buen domingo!

domingo, 4 de noviembre de 2018

De queísmos y dequeísmos

Estoy convencida de que en algún lado escribí que el blog tenía “de todo un poco”; es por eso  que la mayoría de las entradas empiezan “De tal cosa y tal otra”.
Me acuerdo de que lo tipee (sé que era mejor escribir “recuerdo haberlo tipeado” pero quiero resaltar la idea) pero es verdad, estoy segura de haberlo hecho.

¿Cuántas veces por no caer en dequeísmo caemos en queísmo?
Si venimos apurados no suena mal el "es hora que”, “me di cuenta que”,  etc, etc. Además, el ojo/oído está (mal) acostumbrado a aceptarlo y no falta quien te mira raro cuando lo aplicás  correctamente.

Venía a escribir sobre otra cosa pero esto me pareció más atinado, estoy leyendo un libro en el que encontré más de un queísmo.

Un truco para saber si corresponde el que o el  de que es pasar la oración al interrogativo. 
¿De qué me alegro?
Me alegro de eso.

Por cierto, me alegro de que siguieran mi consejo y descargaran Si te vieras - La historia de Lucía.

También me alegraría si le dieran una chance a Contá conmigo - La historia de Belén.



domingo, 28 de octubre de 2018

De los libros gratis en Amazon, Si te vieras y El affaire de la institutriz.

Probablemente llegue bastante tarde con la novedad (y no sea ninguna novedad) al contar que Amazon tiene muchísimos libros para descargar gratis.
Entre ellos, mi libro Si te vieras - La historia de Lucía (que se puede descargar gratis del .com pero no del .es, ni del .mx, etc, etc).
El porqué no lo sé, pero “digamos” que encontré una solución: también se puede descargar gratis de  Itunes, Smashwords y Barnes and Noble.

Si te vieras - La historia de Lucía Si le pedís a Lucía que te describa su situación actual, probablemente te diga que está… «conforme».
Tiene suficiente con sus amigos de siempre, su familia, un ex que aparece cada tanto y un trabajo que hizo a su medida.
También tiene planes, que lejos están de incluir el amor.
 No es que no crea en eso.
Es que a ella le cuesta dejarse llevar y exponerse.
Hasta que un día, Pedro se cruza en su camino.
Y ahí comienza esta historia.


Chusmeando el ranking de Amazon encontré El affaire de la institutriz, un libro de Courtney Milan que había leído hace tiempo y me había encantado.

Aunque poco tiene que ver la portada del libro con una institutriz y le pifiaron en el año en el que transcurre, la historia sí tiene sentido. 
En menos de cien páginas somos testigos de la relación de Hugo y Serena. 
Hay momentos reflexivos y tiernos de los que anudan el corazón.
De repente esto tampoco sea novedad para nadie, pero es la precuela de Los hermanos Siniestros (no por malvados, sino por zurdos). A todo esto, alguna vez los zurdos vamos a tener que pedir algún tipo de reparación por la mala prensa.

El affaire de la institutriz

ELLA NO SE RENDIRÍA…
 La institutriz Serena Barton había sido despedida de su puesto tres meses atrás. Como no podía encontrar otro empleo, optó por exigir compensación al hombre culpable de su despido, un duque mezquino, egoísta y canalla. Pero no era al duque al que temía, sino a su mano derecha, el hombre conocido como el Lobo de Clermont. El temible expugilista se había labrado muy mala fama solventando los asuntos sucios del duque y, aunque Serena sabía que no podría nada contra él, tenía que intentarlo, pues estaba en juego todo su futuro.
ÉL NO PODÍA CEDER…
 Hugo Marshall era ambicioso y despiadado, características ambas que le habían servido para subir de hijo de un minero del carbón a mano derecha de un duque. El día que su jefe le ordenó que se librara de la molesta institutriz por las buenas o por las malas, para él era solo un día más de trabajo. Desafortunadamente, no consiguió convencer a Serena por las buenas y, a medida que la fue conociendo, descubrió que no era capaz de hacerlo por las malas. Pero solo podría satisfacer sus ambiciones si ella se iba. Tenía que elegir entre la vida que buscaba y la mujer a la que había empezado a amar.
 Una novela corta.
 Los libros de la serie Hermanos Siniestros:
½. El affaire de la institutriz (la novela corta historia previa)
 1. La guerra de la duquesa
 2. La ventaja de la heredera
 3. La conspirácion de la condesa
 4. El escándalo de la sufragista



Me gustó descubrir en los demás libros de la serie que cada uno de los personajes que aparecen en esta precuela marcaron a esos protagonistas. 

Y me gustó más todavía que estos protagonistas no fueran los típicos que solemos encontrar en el romance histórico.

domingo, 14 de octubre de 2018

De Tagxedo ... y algo más.

Si el blog se llama “Palabras al viento” puede tratar de cualquier cosa, mientras tenga relación con las palabras, ¿no?
Digamos que sí, así puedo compartir un sitio  para hacer (viniéndonos arriba) ¡arte, arte, arte! Con… palabras.

El sitio en cuestión se llama Tagxedo y arma “nubes de palabras” resaltando las palabras más utilizadas en una web, texto o.... las que nosotros elijamos.
Sí, ya sé que escribí demasiadas veces la palabra "palabras" pero lo ameritaba.

El resultado final (luego de recortarle el borde que el sitio hace por defecto):


Hace tiempo que no armo un instructivo, así que espero no dar muchas cosas por sentado ni pasarme de obvia.

Empecemos por el principio:

- Vamos a Tagxedo y clickeamos en CREATE.


 - Ya en la pantalla de la aplicación, en la opción LOAD cargamos el archivo con el texto, la dirección web  o tipeamos  lo que queremos que aparezca en  "la nube".
Listo esto, clickeamos en SUBMIT. 


 - En THEME elegimos la combinación de colores. 

 - En OPTIONS la dirección en la que van a aparecer las palabras.


 - En SHAPE seleccionamos la forma que va a tener   "la nube" o cargamos una imagen de nuestro archivo clickeando en ADD IMAGE. Importante: esa imagen, tal como las que ellos proveen, tiene que estar en contraste.
Acá mismo seleccionamos si queremos que las palabras aparezcan en el exterior o en el interior de "la nube" con la opción INVERT.


 - Elegimos la fuente en FONT.


 - Podemos variar las combinaciones de colores en COLOR.



 - Si todo quedó a nuestro gusto, en SAVE guardamos la imagen del tamaño que nos convenga.
Recortamos el borde (o no) y voilá, tenemos lista para imprimir nuestra nube/cuadrito.
Debo la foto del resultado final porque me olvidé de sacarle.



Algo más: la imagen se guarda en JPG, así que para convertir los píxeles a cm podemos usar una calculadora online  ⏩⏩click aquí ⏪⏪


BONUS TRACK

También podemos armar "la nube" con caracteres del código ascii ajustando la opción WORD/LAYOUT OPTION para que reconozca algo más que las letras. 

Y  hacer algo así...

Ojalá se haya entendido.
¡Buen domingo!











domingo, 7 de octubre de 2018

De "El intermediario" y viajar a través de un libro.

El viernes terminé de leer “El intermediario” y no me abandona la sensación de que el nombre está mal puesto,  “Oda a Bolonia” sería más adecuado: el entorno es tan protagonista como Joel Backman.

No conozco la ciudad (o no la conocía), pero no tengo dudas de que cualquiera que la haya visitado se va a encontrar reviviéndola a cada paso porque el libro está cargado de descripciones.

La historia va más de… ¿espías? que de entramado judicial.

El intermediario

Un hombre con una valiosísima información clasificada se convierte en el blanco de los enemigos de Estados Unidos, mientras la CIA está dispuesta a sacrificar su vida en su lucha por la seguridad nacional. Joel Backman, uno de los abogados más poderosos de Washington, es encarcelado en una prisión federal por haber tenido acceso a información militar clasificada relacionada con unos misteriosos satélites de los que nadie conocía la existencia. Seis años más tarde recibe el indulto del Presidente. Lo que no imagina es que detrás de esta decisión se ocultan intereses de la CIA. Con el pretexto de que la información que posee podría ganarle enemigos, el gobierno pone a su disposición un avión militar que le llevará hasta Bolonia, donde Backman tendrá que empezar a vivir bajo una nueva identidad... Al menos en teoría. En realidad, la CIA tiene intención de informar de su paradero a los servicios de inteligencia de Israel, Rusia, China y Arabia Saudí, entre otros. A partir de este momento, ya no se trata de si Backman consigue sobrevivir -esto es imposible- sino de quién le matará...

Sé que no todos sus libros van a ser de ese estilo, pero  cuando leo a John Grisham quiero encontrarme con otro “El informe pelícano”... Mala mía.

Lo que sí encontré fue la mención de mi país  como destino elegido por algún profugado.
Hazte la fama...


domingo, 30 de septiembre de 2018

De Buenos Aires, rankings y El Ateneo Grand Splendid...

Hace años, Buenos Aires tenía la avenida más ancha del mundo hasta que… dijeron que había otra más ancha.

Según un artículo de The Guardian, Buenos Aires también tenía (hace diez años) la segunda librería más linda del mundo.

No sé si el puesto en el ranking se mantiene, pero la librería sí y es realmente preciosa.

Emplazada en lo que fue un teatro construido a principios del siglo XX, es un lugar que hay que visitar.

Además del fresco pintado a mano en la cúpula, se mantiene el escenario (donde hay una cafetería), el telón y gran parte de la decoración original.

Las estanterías con libros están dispuestas en los distintos pisos del teatro y hay bastante variedad que se puede revisar a placer sin que nadie esté encima.

Si pasan cerca de la avenida Santa Fe al 1800, no se la pueden perder.


Mas información de la librería El Ateneo - Grand Splendid

domingo, 23 de septiembre de 2018

The good Wife

Te amo The Good Wife.
Amo que seas de abogados, que tengas personajes femeninos fuertes, que tu protagonista haya evolucionado tanto; amo tus momentos graciosísimos, los de tensión y esos en los que no me quedó más opción que llorar.
Amo tus diálogos brillantes y tus guiños a esa realidad que sigue siendo actual.
Amo tus personajes secundarios y tus invitados especiales con sus particularidades que suman tanto.
Amo (mucho) a Will y, cuando no tengo ganas de sacudirlo, amo (un poco) a JAson.
Acepto el giro de la quinta temporada: la serie se llama “The Good Wife”, no “Gardner & asoc.” y, si bien no amo tanto el final, lo comprendo. No voy a spoilear, pero si no hubiera tenido esos “momentos imaginarios” no sé si me hubiera quedado igual de conforme.
Sí, soy así de fácil.

Ahora, a lo que iba: recorriendo el catálogo de Netflix me reencontré con The Good Wife.
En su momento me había encantado, así que volví a verla temiendo que no hubiera “envejecido” bien.
Nosotros cambiamos, nuestras circunstancias y percepciones del entorno también y fue una (buena) sorpresa cómo resistió el paso de los años.
La historia en un principio es ¿simple?: una ama de casa que tiene que volver al mundo laboral en medio de un escándalo mediático (con todo y prostitutas) que  lleva a su esposo a la carcel.
Ella es abogada y comienza a trabajar en el estudio de un ex compañero de la universidad (que pudo haber sido mucho más).
Confieso que tengo debilidad por las series de abogados en general, pero esta en particular va más allá: no solo “muestra” los casos en los que forma parte, sino el entramado de grises que conforman una estrategia judicial... y la vida misma.
Siete temporadas dan  para mucho y lo dieron: de esa  Alicia del principio poco quedó al final.

https://www.cbs.com/shows/the_good_wife/