domingo, 20 de enero de 2019

Mi evolución lectora.

Leo desde siempre y, siendo la menor de cuatro hermanas,  en casa estaban disponibles sus colecciones: desde unos cuentos tapa blanda con estrellitas, pasando por la colección Robin Hood y otra que no recuerdo cuál era, pero que incluía las historias de Luc y Martina.
El primer libro que tengo registro de  no haber heredado fue uno de esta colección:


Dicho sea de paso, todavía recuerdo que me faltaron dos para completarla.
¡Qué frustración!


Sacaba libros de la biblioteca del colegio hasta que, harta de que la bibliotecaria me "tomara examen" porque no podía creer que leyera tan rápido, dejé de hacerlo, así que me tocaba conformarme con los libros que encontraba en casa; viviendo en un barrio mis elecciones quedaban bastante limitadas al gusto del canillita al que le compraba revistas y comics (La abeja Maya, Mafalda, Paturuzú, Isidorito, Condorito y demás).

En la adolescencia, una amiga de mi mamá me surtía de los Harlequin; no puedo afirmar haber leído cientos... pero decenas seguro.

Hay algo que no cambió demasiado: tiendo a obsesionarme.
En cuanto descubría  un autor, intentaba leer todo lo que había hasta hartarme (en ese montón cayeron Agatha Chistie, Nora Roberts, Sidney Sheldon, la historia argentina y Coelho.... entre otros) aunque con el tiempo aprendí a racionar. 
Quizás por eso una de mis autoras favoritas sigue siendo Isabel Allende: su libro Paula fue, es (y probablemente será) mi libro para llorar.
Eso sí, no se me pasó la obsesión por leer enteras las sagas y llevo muy mal las esperas así que, a menos que sean de un autor que me guste mucho, espero  que se publiquen enteras antes de empezar a leerlas.

Si alguien me pregunta qué leer suelo recomendar  El Padrino porque me parece que puede dejar conforme a los lectores de todos los géneros... aunque yo suelo preferir las historias de amor sobre los demás.

De un bloqueo como lectora salieron mis novelas, venía de una tanda malísima de héroes millonarios “con problemitas” y necesitaba protagonistas buenos.
Como no los encontraba… los inventé.

No creo haber evolucionado demasiado respecto a contenidos porque sigo (y seguiré) sin leer novelas de terror y es raro que disfrute de la poesía (odio los adjetivos).
Eso sí,  de unos años a esta parte leo con mayor perspectiva de género y aprendí a distinguir los libros que no me gustan (huyo de los que están llenos de comas y palabras repetidas) de otros para los que no estoy del ánimo adecuado para disfrutarlos.
Creo que esa fue mi mayor evolución: saber postergar lecturas hasta estar de un humor (más) conveniente.

En estos días estoy leyendo "Los principes solo viven en los cuentos" de Isabel Keats que gané en el concurso que habían organizado Con aroma a libros, Sintiendo tus letras y Locas del romance.



Ah! Si tenés un kindle, manejalo con precaución (sus pantallas también se parten).

domingo, 13 de enero de 2019

Nadia Chiaramoni, Valeria Edelsztein #contemoshistorias.

¿Viste cuándo un click te lleva a otro click y a otro y a otro; así que terminás enterándote de que hay mucho más, incluido un libro?
Bueno, encontré unos podcasts de ciencia llamados “Cuentos de Newtondad” en los que se cuenta la "historia" de Isaac Newton (nacido el 25 de diciembre según el calendario Juliano). Sí, en ellos le dan una vuelta de tuerca al libro de Dickens con resultados más que interesantes.



Y no son los únicos.
Todos ellos fueron realizados por Nadia Chiaramoni  y  Valeria Edelsztein que, en su cuenta de twitter, enlaza bajo el hashtag #contemoshistorias historias de ciencia haciendo hincapié en las científicas y todo lo que les costó llegar a tener su merecido reconocimiento.

Desde Marie Curie que ganó dos  Premios Nobel y fue profesora de la Sorbona pero no  le permitían formar parte de  la Academia Francesa de Ciencias, Cecilia Grierson, la primera médica argentina; pasando por Hedy Lamarr ingeniera y actriz, que sentó las bases para la creación del wifi y  Dorothy Crowfoot Hodgkin  que descifró la estructura de la insulina, del colesterol, de  la penicilina y  de la vitamina B 12 y  el Daily Telegraph tituló cuando ganó el Nobel: “Mujer británica gana el premio Nobel. Una recompensa de 18,750 libras para una madre de tres” y más... (no solo en cuanto a científicas, sino aspectos de sus vidas que las convirtieron en quienes fueron).

Otro título de ese estilo fue el que inspiró Valeria Edelztein para nombrar su libro:

Científicas. cocinan, limpian y ganan el premio nobel (y nadie se entera)
Detrás de toda gran ciencia, muchas veces hay una gran mujer… pero casi nadie la conoce. Para reparar ese escándalo histórico, este libro pasa revista a las más increíbles, originales e ignoradas contribuciones científicas de las mujeres a lo largo del tiempo: desde Hipatia (la primera matemática de la historia, asesinada por su sabiduría) hasta Agnódice (quien ejercía la medicina vestida de hombre en el siglo III a. C.), desde la astrónoma musulmana Fátima (cuya existencia fue considerada “un error histórico”) hasta Marie Curie (a quien la Academia Francesa de Ciencias le negó el ingreso).

Pese a que durante muchísimo tiempo no les fue permitido estudiar o enseñar en la universidad, participar de instituciones científicas o simplemente aprender sobre el mundo y sus circunstancias, existieron mujeres que se las ingeniaron para dejar su huella en la ciencia. La joven investigadora argentina Valeria Edelsztein pone la lupa sobre los inventos, los descubrimientos y las innovaciones de esas damas –hijas, madres, hermanas, esposas y, sobre todo, científicas– que se animaron a desafiar convenciones y prohibiciones, y nos cuenta sus apasionantes historias. Sin ellas el mundo sería muy distinto y, sin duda, mucho más aburrido.

Científicas mereció el primer premio del concurso Ciencia que ladra-La Nación por decisión unánime del jurado, integrado por Nora Bär, Marcelino Cereijido, Diego Golombek y Guillermo Jaim Etcheverry.

Ocho palabras les bastaron a los editores de la revista Family Health para describir la concepción que el mundo tenía de las mujeres en la ciencia cuando en 1977 Rosalyn Yalow ganó el Premio Nobel de Medicina. El título de la noticia fue: “She Cooks, She Cleans, She Wins the Nobel” (“Cocina, limpia y gana el Nobel”).
Se puede ver la preview en:



Si llegaste hasta acá haciendo algún que otro click por el camino, me doy por satisfecha.
¡Buen domingo!




domingo, 6 de enero de 2019

De Ravenels y Wallflowers.

Amamos a Las Floreros y Lisa Kleypas lo sabe.
No solo el protagonista de la tercera historia de los Ravenels "El diablo en primavera" fue Gabriel (el hijo de Eve y Sebastian) sino que la protagonista de "The devil´s daugther" es su hermana Phoebe.

The Devil´s Daughter: The Ravenels meet The WallflowersAlthough beautiful young widow Phoebe, Lady Clare, has never met West Ravenel, she knows one thing for certain: he's a mean, rotten bully. Back in boarding school, he made her late husband's life a misery, and she'll never forgive him for it. But when Phoebe attends a family wedding, she encounters a dashing and impossibly charming stranger who sends a fire-and-ice jolt of attraction through her. And then he introduces himself...as none other than West Ravenel.
 West is a man with a tarnished past. No apologies, no excuses. However, from the moment he meets Phoebe, West is consumed by irresistible desire...not to mention the bitter awareness that a woman like her is far out of his reach. What West doesn't bargain on is that Phoebe is no straitlaced aristocratic lady. She's the daughter of a strong-willed wallflower who long ago eloped with Sebastian, Lord St. Vincent—the most devilishly wicked rake in England.
 Before long, Phoebe sets out to seduce the man who has awakened her fiery nature and shown her unimaginable pleasure. Will their overwhelming passion be enough to overcome the obstacles of the past?
Only the devil's daughter knows...


La traducción de la sinopsis courtesy de google and me: 
Aunque la hermosa y joven viuda Phoebe, Lady Clare, nunca se ha encontrado con West Ravenel, ella sabe algo con certeza: él es malvado. En el internado,  hizo que la vida de su difunto esposo fuera miserable y ella nunca se lo perdonará. Pero cuando Phoebe asiste a la boda de un familiar, se encuentra con un extraño e increíblemente encantador desconocido que envía a través de ella una sacudida de fuego y hielo. Y luego se presenta ... como nada menos que West Ravenel.
West es un hombre con un pasado turbio. Sin disculpas ni excusas. Sin embargo, desde el momento en que conoce a Phoebe, West se consume por un deseo irresistible ... sin mencionar la amarga conciencia de que una mujer como ella está muy lejos de su alcance. Con lo que West no cuenta es que Phoebe no es una dama aristocrática. Ella es la hija de una  florero de voluntad fuerte que hace mucho tiempo se fugó con Sebastian, Lord St. Vincent, el libertino más diabólicamente malvado de Inglaterra.

En poco tiempo, Phoebe se propone seducir al hombre que ha despertado su naturaleza ardiente y le ha mostrado un placer inimaginable. ¿Será su pasión lo suficientemente abrumadora para superar los obstáculos del pasado?
Solo la hija del diablo lo sabe ...

¡Se viene la historia de West!
Desde el primer libro de los Ravenel fue el personaje que más curiosidad me dio  y nos está por llegar la hora de conocerlo más.
En inglés, The Devil´s... ya tiene fecha de publicación: 19 de febrero.
Ahora nos queda esperar  la salida en castellano.
Ojalá no tarde mucho más.


domingo, 23 de diciembre de 2018

Sorteos varios.

¡Hola!
A modo de ¿regalo? navideño dejo un compilado de algunos de los sorteos de libros que están dando vueltas por las redes.
Aclaro que cada uno tiene sus propias bases y condiciones y yo no tengo nada que ver con ellos, así que no me hago responsable de lo que pase después... simplemente me pareció una buena idea compartirlos.






Seguramente hay más, pero no los encontré.

Y Jo Jo Jo!!
Photo by Eric Perez on Unsplash