domingo, 19 de septiembre de 2021

El funcionamiento general del mundo - Eduardo Sacheri

El funcionamiento general de fútbol - Eduardo Sacheri
El viaje a las Cataratas del Iguazú de Federico Benítez y sus hijos ya está arreglado, pero una llamada de último momento altera los planes: una deuda de gratitud, vieja e impostergable, lo obliga a cambiar de rumbo y encaminarse, con esos dos disgustados adolescentes a la rastra, hacia la lejana Patagonia.
En cuatro días de viaje este hombre ensimismado y torpe les contará a los jóvenes una historia oculta que es la suya, la suya y la de su desangelada adolescencia, la suya y la del Primer Torneo Interdivisional de Fútbol del Colegio Nacional Normal Superior Arturo Del Manso, jugado en 1983. Y ese torneo de fútbol, con sus arbitrariedades, con sus trampas, con sus mezquindades pero también con sus grandezas, con sus luces y con sus sombras, será para este muchacho de quince años un laboratorio de la vida, del que saldrá transformado.
Bajo la forma de un relato de viaje, de una novela de iniciación, Eduardo Sacheri nos atrapa en una historia emocionante sobre los vínculos humanos y nos muestra cómo en el inmenso friso del poder puede recortarse de pronto una figura generosa capaz de cambiar el curso de una vida.

Eduardo Sacheri tiene la costumbre de contar lo que necesita contar para llevar su historia adelante y el resto… bien, gracias.

Es cierto que Federico no es el personaje más locuaz y abierto con el que se puede tratar, pero a Federico (y a Sacheri) poco les interesa dar detalles me hubiera gustado saber, entre otras cosas, si en algún momento tuvo otros quince minutos de perfección. Si fuera por Federico no explicaría nada, pero sus hijos, con los que se embarca en este viaje en auto al sur, necesitan entender por qué es tan importante llegar antes del lunes a las tres de la tarde a Monte Mocho y a él no le queda más que deshilvanar su adolescencia (por momentos callando más que contando).


En dos tiempos, el pasado nos muestra ese 83´ marcado, en lo general, por la vuelta de la democracia a la Argentina y, en lo particular, por la mala relación (por decirlo de alguna manera) que Federico tiene con la madre y el abuelo y cómo fue que a partir de la organización del Primer Torneo Interdivisional de Fútbol del Colegio blah, esta profesora se convirtió en alguien tan importante para él.

El fútbol tiene un papel fundamental en la construcción de esta historia. No solo por el detalle con el que se refleja cada entrenamiento, partido y demás, sino porque de él se sirve para reflexionar sobre la vida.

El presente muestra el viaje en auto que obliga a Federico y a sus hijos a compartir días casi sin distracciones en los que discuten y se conocen un poco más.


Si tengo que poner un pero es la estandarización ¿? del vocabulario adolescente: los de ahora hablan parecido a los de antes y me sonaron raros (tanto en ese antes como en ese ahora).

Los del presente son Joel y Candela, que tienen una pica constante entre ellos y una relación complicada con el padre. Los más destacables del pasado son, además de Federico, seis que se terminan juntando por una cuestión de ubicación en el aula y sumada a ellos, Eugenia.


Me gusta mucho el estilo de Sacheri y su naturalidad para dejar picando temas que a cada quién le llegarán más o menos de acuerdo a sus vivencias, y un subtexto en el que muestra cómo el pasado nos marca sin que nos demos cuenta (sobre todo se nota en el Federico adulto y sus problemas para relacionarse).

Medalla, aplauso y beso para Marta Muzopappa y las Marta Muzopappa del mundo que, muchas veces sin saberlo, tienen un rol fundamental en la vida de sus alumnos al prestarles atención y tratarlos como personas.


Una historia para emocionarse, pensar, recordar la adolescencia y reflexionar sobre los vínculos.

lunes, 13 de septiembre de 2021

Lágrimas en el mar - Ruta Sepetys

Lágrimas en el mar - Ruta Sepetys
Enero de 1945. Cuatro jóvenes. Una historia llena de humanidad y esperanza sobre la mayor tragedia marítima de la historia.
«Una prima de mi padre estuvo a punto de embarcar en el Wilhelm Gustloff y me pidió que diera voz a aquellos que murieron creyendo que sus historias se habían hundido con ellos.»
Este es el origen de la novela, en palabras de la autora. El Wilhelm Gustloff ha quedado asociado para siempre con la mayor tragedia marítima de la historia. En él viajaban más de 10.000 pasajeros, entre refugiados, personal de abordo y militares alemanes. Debería haberlos llevado hacia la libertad y lejos del asedio al que estaba siendo sometido el este de Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Pero nunca llegó a su destino, pues fue el blanco de varios torpedos lanzados desde un submarino soviético el 30 de enero de 1945. Apasionada por los capítulos ocultos de la historia, Ruta Sepetys da voz en esta ocasión a cuatro jóvenes protagonistas cuyos caminos se cruzan cuando son evacuados en el Wilhelm Gustloff, como los más de 5.000 niños y adolescentes que lo hicieron para ir al encuentro de su futuro. Nunca llegaron, pero sus historias no se hundieron con ellos.

Basada en hechos reales, esta historia va a romperte el corazón mucho antes que el Wilhelm Gustloff, el barco que iba a sacar de Alemania a los protagonistas, se hunda después de que lo impactaran tres torpedos.

Contada a cuatro voces; conocemos a tres de esos protagonistas, y a otros personajes (que también se nos van a meter en el corazón no solo por sus personalidades, sus circunstancias o sus pasados, sino por sus interacciones) mientras se dirigen al puerto para abandonar Alemania, sitiada por los rusos de un lado y los aliados del otro.

Me está gustando mucho si por gustar se entiende sufrir esta autora. Su habilidad para dar un marco histórico sin abrumar con datos innecesarios y romperte el corazón sin regodearse en el proceso, no la encontré muchas veces. Es cierto que sus historias tienen un marco con suficiente carga por sí mismo, pero es esa manera ágil y asertiva la que, creo yo, hace la diferencia.
Lo que cuenta es suficiente para ponerte en contexto, ponerte en el lugar, ponerte en los zapatos de los protagonistas.
Y romperte el corazón varias veces, faltaba más.

domingo, 5 de septiembre de 2021

Besos al aire - Chris Pueyo

BESOS AL AIRE

Sigo poniendo raíces

donde tengo que echarle alas.


Mi risa es una espada rota

pero corta igual.


La felicidad siempre es una foto de ayer.


Me acordé de ti en el mercado

y se me olvidaron las manzanas.


Es verdad que ser libre sale caro

pero es por lo único que

estoy dispuesto a pagar.


No me escondo, apunto.


La nostalgia es tan adictiva

porque roza la esperanza.


Si quieres leer un libro que no existe,

escríbelo tú.


Tú eres un verso suelto

y en mi cabeza haces ondas.


El optimismo es maquillaje,

lo que yo tengo es esperanza.


¿Acaso no es eso el amor?

Dos personas emocionándose a la vez

desde lugares distintos.


¡Ni que viviera todos los días!


Saliste de mi vida el día

que me diste por muerto.


La verdad no se anuncia

se pronuncia.


¿Cómo es posible que lleves hablando

veinte minutos y mintiendo treinta?


Desaprender es un avance que pocos entienden.


¿Cómo se encuentra algo

que no recuerdas haber perdido?


Abriré los puños y la mente

para mantenerte cerca.


No creo en las segundas oportunidades

cuando el dolor ha sido a propósito.


Por contradictorio que parezca

la paz hay que conquistarla.


Las emociones son tesoros

y estamos autorizados a usarlos.


Me desperté el último

y el juguete de mi vida

estaba roto.


Entre un amor y otro

hay una vida interminable.


La historia que la escriba el vencedor,

yo prefiero un poema.


Todas las historias pueden leerse de dos formas:

En el momento en que ocurren, desgarradoras,

y en el que ya han sucedido, reparadoras.


Dentro de mí el tiempo no existe.


Que no estoy loco por sentir

lo que siento,

que siento todo lo que hay,

aunque sea una locura.


El mundo está lleno de miedos,

como yo.


El día que entendimos

que ser y estar eran cosas distintas

supimos que siempre seremos,

aunque no siempre estemos juntos.


La caída es un sueño y mi único miedo

es despertar cada mañana en una cama llena de

dudas.


Los besos son la prueba:

Lo que nos regalan de pequeños

hay que ganárselo de mayor.


No le tengo miedo a la tristeza, pero me declaro

terriblemente en contra de aquello que debería ser

feliz y no lo es.


La calma es una isla para quienes no temen

a las olas, aunque no sepamos nadar.


¿Cómo no voy a querer a mis gatos

si cada día conozco a más gente?


No dejes que me convierta en una canción

porque si soy una canción, solo podré ser una canción.


Los reyes son los niños.


Como dijo un buen día Calderón:

La vida es sueño y los sueños,

sueños son.


¡Aún no soy tan joven!


Tu nombre es el título

de mi mejor poema.


Rendirse es más triste que perder.


Chris Pueyo



El poemario de Chris Pueyo, Hombres a los que besé, tiene este poema justo antes de los agradecimientos; y estoy segura de que en él vas a -por lo menos- un verso que te hable justo a vos.

domingo, 29 de agosto de 2021

El esplendor de las raíces - Robin Benway

El esplendor de las raíces - Robin Benway
Grace fue adoptada al nacer y creía ser hija única. A los dieciséis, luego de quedar embarazada y dar en adopción a su bebé, busca a su familia biológica para descubrir que en realidad es la hermana de en medio: Joaquin es el mayor y Maya la menor. Mientras Grace se enfrenta al vacío que dejó su bebé, la vida le revela a ella y a sus hermanos el camino hacia sus orígenes para encontrar su lugar en el mundo.
Ganador del National Book Award y bestseller de The New York Times, El esplendor de las raíces ha cautivado a la crítica y a los lectores por igual.
Aunque faltan CUATRO MESES👀 para que termine el año, sé que El esplendor de las raíces va a estar en mi lista de las mejores lecturas del año.
Más allá de la historia, que es hermosa, la manera en la que está llevada es esa que yo disfruto más.

Temas importantes expuestos desde la cotidianidad, no solo desde el discurso.
Descripciones justas para ponerte en contexto sin abrumar.
Cada escena tiene una razón de ser que permite conocer qué está pasando y por qué.
Los diálogos alivianan situaciones y abarcan mucho más que las palabras dichas.
Hay drama, obbbbvio; pero no se regodea en él para darle más efecto a la historia.
Personajes entrañables que se sienten personas reales.
A tres voces, cada protagonista tiene su impacto, pero cada vez que le tocaba a Joaquín ya sufría por adelantado porque sus apariciones era un tiro certero. No solo por sus circunstancias, sino por sus sentimientos.

Es una novela YA en la que los protagonistas actúan como adolescentes y los adultos tienen un papel secundario real sin desentonar en este género más de una vez nos han pintado como caricaturas.

Lo que se calla, lo que se muestra. Las heridas visibles (y las invisibles); las fortalezas y las inseguridades, la aceptación, la pertenencia, los vínculos, la familia. Saber de dónde venimos para proyectar a dónde vamos… tener en quien descansar.

Puede que algunas reacciones, por nuestra  idiosincrasia   resulten 
extrañas mientras leía, alguna vez me acordaba de Esperansa Grasia y sus tiktoks España vs EEUU pero a mí no me parecieran raras en ESE contexto.

Hay situaciones durísimas, obvio que lloré pero ni se hurgan de más ni están relatadas mil veces con palabras diferentes y eso es algo que agradezco.
La historia es simple y por esa simpleza que simple de lograr no es, creo yo, es que esta historia me gustó tanto. 

domingo, 22 de agosto de 2021

Neverwhere - Neil Gaiman

 

Neverwhere - Neil Gaiman

En el subsuelo de Londres, como debajo de cada gran ciudad, existe un mundo desconocido e invisible, plagado de extraños seres, en el que sobrevivir depende de abrir las puertas adecuadas... Hay mundos bajo tus pies, espías bajo las escaleras y formas que esperan al otro lado de los portales, que sólo has atisbado en tus sueños.
Tras leer Neverwhere, nunca volverás a pasar por los sombríos lugares del mundo moderno con la misma confianza infantil.
No es común que el título de un libro se mantenga en el idioma original, pero andá a encontrarle una traducción adecuada a Neverwhere (nunca en ningún lugar) que resuma el espíritu de esta historia en la que hay un Londres de abajo que, a veces, convive con el de arriba y tiene un más arriba y, además, el tiempo es relativo ¿alguien muere de manera natural ahí? 

Leo poca fantasía porque soy insoportable, pero cada tanto alguien me dice:
 -Ese.
Y hago caso.
En este libro de fantasía urbana, esperaba encontrar (y encontré) esa manera directa, chistosa, incómoda y vívida que imagino que tiene  Good Omens, que Neil Gaiman escribió junto a Terry Pratchet ¿algún libro de él que quieras recomendar? y Digo que lo imaginaba porque ese libro no lo leí.  Amé la serie a tal punto que no me animo a leerlo porque temo que el libro me guste más y me quite la sensación de que la serie  es insuperable y también me da miedo que el libro me guste menos que la serie y empañe el recuerdo¿?  A todo esto, la serie va a tener una segunda temporada con qué necesidad. 

Volviendo a Neverwhere.
Ya conté que hay un Londres subterráneo. De ese Londres sale Puerta que, herida, se cruza con Richard  en una calle, él decide ayudarla y eso lo despide de su vida rutinaria. 
Por qué Richard reparó en Puerta y la ayudó, cuando por regla general los habitantes del Londres de arriba no suelen percibir a los de abajo “los que cayeron por las grietas” o del sistema, nunca me quedó del todo claro, no me alcanza con que tenga un gran corazón o blah pero tampoco importa en el gran esquema de las cosas.

Es que en el gran esquema de las cosas el punto fuerte es, a mi parecer, la cantidad de personajes -como poco peculiares- que pueblan esta historia.  Cada quien quiere algo y tiene algo para ofrecer. Hasta los malos malísimos tienen su encanto en la asquerosidad. Y hay momentos bastante asquerosos y terroríficos.
Sumado a eso, la ambientación que sorprende porque en su (i)lógica interna tiene sentido y le da un marco perfecto a este libro lleno de aventuras.